bootstrap builder

Opciones de tratamiento para el Dolor Crónico por Contracturas

Terapéutica para tratar el dolor crónico

Incluye distintos medicamentos como: analgésicos, antiinflamatorios, opioides y derivados opiáceos, antiepilepticos, antidepresivos, relajantes musculares, etc.
a) Prescripción y manejo de fármacos, analgésicos y adyuvantes
b) Titulación de dosis y anticipación al control de efectos adversos
c) Analgesia multimodal 

Son procedimientos percutáneos o técnicas que se apoyan en la utilización de la tecnología más avanzada para el alivio del dolor no Oncológico y Oncológico proporcionado por Médico Especialista y Certificado por los organismos nacionales e internacionales para realizar estos procedimientos bajo un alto y estricto marco de seguridad.
Cuándo están indicados:
a) Cuando no responda al tratamiento farmacólogico
b) Cuando se presenten efectos adversos al manejo farmacológico o estos sean de dificil control
c) Cuando exista dificultad o imposibilidad para aduirir los fármacos necesarios
d) Cuando el paciente no quiera un control del dolor mediante fármacos 

Mobirise

Como su propio nombre indica, la contractura muscular es una contracción del músculo, el carácter lesivo radica en la continuidad de esta contracción de forma sostenida en el tiempo. Obviamente esta contracción permanente es involuntaria, quedando de esta forma la musculatura en constante tensión. Un músculo se contrae y se distiende, pero en algunos casos, una zona del vasto muscular no se relaja, y sigue contraída. Esta zona se mantiene dura e hinchada, de ahí que el paciente note un abultamiento al tacto, vulgarmente llamado ‘nudo’.

Una contractura no es una lesión grave, pero si molesta y que nos puede impedir realizar determinados gestos con normalidad y sin dolor, por lo que conviene saber identificarlas, diferenciarlas de otros problemas, seguir unas sencillas pautas para minimizar sus efectos y ponerse en manos de un especialista en fisioterapia si queremos acortar los tiempos de recuperación, que, en condiciones normales, pueden oscilar entre una y dos semanas dependiendo de la gravedad de la misma.

Tipos de contracturas musculares
Dentro de las contracturas musculares se puede distinguir entre las originadas durante el esfuerzo físico o las que aparecen con posterioridad a este, y las residuales, que acompañan a otra lesión. 

Durante un esfuerzo. Al realizar cualquier ejercicio físico el organismo metaboliza sustancias activas para producir el movimiento. Este proceso origina que esas sustancias activas se transformen en sustancias de desecho o inactivas, los metabolitos. Cuando el esfuerzo es elevado, ya sea por la dureza del ejercicio, o por la falta de entrenamiento, el organismo es incapaz de depurar estos metabolitos a través del torrente sanguíneo, que se acumulan y generar dolor e inflamación.

Posterior al esfuerzo. En este caso, la lesión aparece por la incapacidad del músculo de volver a su estado de reposo. En ocasiones, después de un ejercicio intenso en el que el músculo ha sido sometido a una gran carga de trabajo, este se ve incapaz de retomar su estado natural de relajación por la fatiga acumulada. 

Residuales. Tras una lesión grave (una rotura de fibras, una fractura, un esguince, un fuerte traumatismo), la musculatura adyacente a la zona lesionada tiende a contraerse como mecanismo de protección. Esta contracción con fines protectores, hace que una vez subsanada la lesión principal, esa musculatura contigua quede contracturada. Es lo que se denominaría contractura residual.

CLINICA DEL DOLOR Y CUIDADOS PALIATIVOS / Dr. Ricardo Plancarte Sánchez / Torre Mackenzie . Centro Médico ABC Observatorio . Sur 136, No. 116, Cons. 517, Col. Las Américas, Méx., D.F. . Citas: 01 (55) 5531 2940 / 5545 5989 / 5203 2449